Hablemos de la Depresión

Hay temas de los que podemos hablar por conocimiento académico y otros por la experiencia. Por ejemplo, hablemos de la depresión, no por conocimiento profesional más bien por experiencia. Había escuchado sobre ella, pero no fue hasta mayo 2015 que me ardió en la misma piel y descubrí el infierno que es. Hay varios estudios científicos confiables que han demostrado que hay sujetos que de acuerdo a su genética e historial familiar están más predispuestos a padecer una enfermedad mental como la depresión. Pero ¿qué es la depresión? Según la Organización Mundial de la Salud (2017) la depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se calcula que afecta a más de 300  millones de personas. Podría dar una definición formal de esto, pero no lograría lo que realmente deseo, que no es otra cosa que romper el mural entre las personas que hemos padecido esto y las que no. ¿Qué es lo que sentimos? Algunos pensarán que no sentimos nada y hasta nos denominan "zombies" lo cual está muy lejos de la realidad. Aunque claro, esto varía de persona en persona, hay ciertos síntomas físicos en común. Según Primary Psyquiatry (2017) algunos de los síntomas físicos pueden ser:

  • Poca energía
  • Alteración del sueño
  • Dolor de cabeza
  • Cambios psicomotores
  • Alteraciones gastrointestinales
  • Cambios en el apetito
  • Dolores y molestias

Sí, son síntomas que muchas condiciones pueden presentar. Sin embargo, cuando se combinan con síntomas emocionales como:
  • Estrés
  • Pérdida de interés
  • Ansiedad
  • Sentimientos de culpa
  • Tristeza prolongada (más de dos semanas)
  • Ideas suicidas (en casos extremos)


No somos un "checklist", mi definición del mismísimo infierno es querer salir de la propia piel, es tener baja tolerancia, no ver soluciones, es sentirlo todo y no sentir nada, es sentirse solo, aislado, juzgado, arrinconado y la lista es casi infinita. Estoy segura que muchos coincidirán conmigo en que esa no es la peor parte.  Sino esos momentos en los que escuchas: sé positivo, fluye, déjalo pasar, no estás poniendo de tu parte entre otras cosas, la originalidad de las personas que rodean no tiene límites. Si a eso le sumamos esos momentos en los que te descartan porque piensan que tú eres equivalente a depresión y que eres demasiado débil como para poder encargarte de algo, obtenemos un producto devastador. Sobre todo para aquellos que somos innatamente productivos. La mejor manera de disminuir esto es educando. La depresión no es una condición meramente emocional tiene su origen en el sistema nervioso, específicamente en las partes del cerebro como la amígdala, tálamo e hipotálamo. No creo realmente que mis neuronas entiendan un "pon de tu parte" o "sé positiva".

1.    ¿Qué Puedes Hacer?

  •      Comenzar un hobbie nuevo - realizar tareas que ocupen toda tu mente, disminuyendo las probabilidades de que te desconcentres puede resultar en una gran idea. Desde tomar clases de equitación, emprender un proyecto nuevo en el hogar como huerto casero, practicar mindfulness, yoga. O tan simple como utilizar un libro de colorear para adultos.

  •      Mantenerte Activo - realizar ejercicio o algún tipo de actividad física no va a curar la depresión pero si se ha demostrado que ayuda al tratamiento principal. Si no te gusta realizar ejercicio de alto rendimiento una caminata por el vecindario al menos tres veces en semana por 30 minutos puede ayudarte a tomar un respiro y calmar la mente.

  •      Comer saludable - Al igual que el ejercicio, comer saludable no te curara pero si es un gran complemento a tu tratamiento principal. Se ha demostrado que el Omega 3, la Vitamina B y los alimentos altos en proteínas son una buena selección ya que poseen serotonina.

  •      Beber mucha agua - El aminoácido triptófano se convierte en serotonina en tu cerebro por lo que se necesita una cantidad adecuada de agua para que el triptófano sea transportado a través de la barrera hematoencefálica (Hampton, 2016). Por lo tanto, la deshidratación limita la cantidad de triptófano disponible para el cerebro y, en consecuencia, los niveles de serotonina. Así que a beber mucha agua.

  •      Buscar ayuda profesional - Visitar al psicólogo o al psiquiatra no debe ser motivo de               verguenza. Al igual que cuidamos de nuestro cuerpo físico en ocasiones el alma también            necesita cuidado. No lo dejes a la suerte, busca ayuda.
  •      Grupo de apoyo - Un grupo de personas que estén dispuestas a escucharte, que sean de           sostén en momentos difíciles facilita el proceso de sanación. Recuerda somos seres                     naturalmente sociables, solos no evolucionamos.

2.    ¿Qué Otros Pueden hacer?

  •      No juzgar - Es la mejor manera de evitar aportar a todos los sintomas. En especial el                 sentimiento de culpa.
  •      No dar consejos - En ocasiones escuchar consejos de diferentes personas puede                       aumentar la dificultad para tomar decisiones. Una persona con depresión tiene su foco de           identificar soluciones más estrecho en comparación con personas que no sufren de la                 enfermedad. Las contradiciones de cnsejos pueden aumentar este efecto.
  •      Escuchar - Será la mejor manera de hacerte sentir y dejar saber cuan importantes es esa             persona para tí. Dale valor a sus sentimientos, en vez de minimizarlos.
  •      Abrazar - Es la mejor receta jamás conocida para la tristeza. Un gran apretón nos alivia            a todos. Abraza, abraza tanto como puedas.
  •      Instar a Buscar Ayuda profesional - Esta será la clave real para la sanación de una                  persona en depresión. 



Disclaimer:

Este artículo no reemplaza el cuidado médico adecuado. El mismo solo tiene propósitos informativos, su autor no es profesional de la salud mental. Si decide probar los consejos de este blog lo realiza bajo su propio riesgo. ¡Que Desmadre! así como su autora no se responsabilizan por daños ocurridos. Este Blog está protegido por derechos de autor.