¿Cómo evitar la culpa al disciplinar o mantener una estructura a nuestros hijos?







En la sección de ¡Que Desmadre! una de nuestras seguidoras nos hizo la siguiente pregunta:




Como mamá primeriza estoy segura que uno de los más grandes temores de los padres es disciplinar y estructurar la vida de nuestros hijos. Esto requiere que encontremos el balance entre ser muy estrictos o permisivos confundiéndolo con disciplina o demasiado amor. ¿Suena fácil? Decirlo tal vez sí pero, en la práctica puede generarnos mucha ansiedad. Al igual que muchos padres he tenido muchas situaciones de disciplina con mi pequeña niña. Han sido muchas las lágrimas que han salido preguntándome qué estoy haciendo mal, por qué fui tan estricta o por qué no tuve suficiente paciencia con ella. Si le cuento todas las escenas públicas que he tenido en los últimos meses no acabaríamos. 

Basado en mi experiencia, en lo que he leído y lo que he observado en otros padres puedo decir que la culpa es parte del proceso de crianza. ¿Suena intimidante o poco esperanzador? La realidad es que no poseemos un lugar, o guía que nos diga con exactitud lo que debemos o no hacer para tener "x" o "y" resultado. Cada niño y cada familia es un universo aparte. Sin embargo, el hecho de que nos preocupe que lo estemos haciendo bien es una grandiosa señal. Y aunque nuestros chicxs no vienen con una guía de usuario podemos intentar varias estrategias que a otros le han servido. 

Las estrategias varían de acuerdo a la edad y a la situación. Si la misma es en público o si en casa. 
Cuando mi pequeña comenzó a caminar le daba curiosidad absolutamente todo, pero en especial mi gaveta de papeles blancos para imprimir. Para ese entonces tenía mi oficina muy cerca de la sala. Me di cuenta que pasaba demasiado tiempo diciéndole que no tocara esa gaveta hasta que un día decidí moverla. En vez de repetirle el negativo demasiadas veces hasta perder el efecto era mejor que desde un principio eliminara el objeto

Cuando comencé el "potty training" comenzamos con la usual estrategia que leemos en muchos sitios en la red de estar tres días en la casa y tenerla sin ropa. ¿Por qué menciono esto? Porque este entrenamiento es un cambio en conducta no tan solo físico también de actitud. Inicialmente no funcionó solo logré frustrarme. Así que volví a los pañales y esperé varios meses antes de volverlo a intentar. En ocasiones nuestros niños no están biológicamente listos para que utilicemos una estrategia de cambio de conducta o estructura. Cuando tu niño no responda como esperas a lo que has decidido para disciplinar o estructurar espera un tiempo evitarás frustrarte y comenzar a tomar decisiones no tan asertivas. 

Al día de hoy aún estamos en el proceso ya que el #1 lo domina, pero el #2 ha sido de lo más difícil que hemos tenido que trabajar mi pequeña y yo. Así que estamos utilizando la recompensa.  Cada vez que lo logra le doy una sorpresa puede ser casi cualquier cosa y cuando no lo logra repetimos juntas donde es el lugar correcto de hacerlo y por qué es correcto hacerlo. La última estrategia que voy a compartir que he utilizado es para las famosas perretas. No la utilizo todo el tiempo evaluó, en la medida que me sea posible, la situación. Cuando tiene una perreta mayormente por frustración abrazarlos y caminar con ellos en brazos de lado a lado es la mejor forma de calmarlos. 

Hasta aquí te he dado estrategias que considero apropiadas para los "toddlers" o mejor conocidos como andarines. Pero ¿para la culpa qué remedio hay? Hablarles y explicarles sin importar lo pequeños que sean es vital para ellos por un sin número de razones. Esto también será importante para los padres porque vamos analizando la situación y procesando que lo hacemos por ellos, porque los amamos y nuestra labor principal es brindarles herramientas para que en el futuro sean adultos felices. De esta forma evitamos torturarnos por un tiempo prolongado provocando que cedamos. La culpa siempre estará, lo importante es saber manejarla.  

La pregunta original incluye el aspecto de la culpa por llevarlos en vacaciones al centro de cuido. La técnica anterior te ayudará a calmar la ansiedad que esto pueda generar. En mi caso cuando tengo vacaciones esporádicas suelo tratar de mantener su estructura de asistencia al centro. En esos días aprovecho para hacer diligencias, ir al doctor y porque no, tener tiempo para mí. ¿Cómo evito sentirme culpable por esto? En mi caso tendré un tiempo fijo de vacaciones en julio el cual siempre planifico estar con mi pequeña 24/7. Coordino actividades que en su totalidad vayan dirigidas a ella. De esta forma ambas obtenemos un balance. Recuerda que para poder hacer el trabajo de mamá debemos sentirnos bien y eso implica también tener tiempo para nosotrxs. Aquí un link que te puede servir de guía ya que lo dividen por edades. Espero haber contestado tu pregunta.

No hay comentarios.